Se encuentra situada a la salida del pueblo por las carreteras de Úbeda y Torreperogil. Dedicada al patrón de la villa. Tiene una portada de medio punto y frontón triangular.

La actual ermita, del siglo XVIII, fue inaugurada en 1763. Ésta se alza sobre otra anterior, levantada por los propios árabes en el siglo XII, devotos de este santo.

Esta ermita se encarga de nueva planta a don José Gallego y Oviedo del Portal, maestro mayor de la obra de la Catedral de Jaén. Para su construcción hizo falta la aportación económica del Concejo y aportaciones de los fieles.

En la actualidad la ermita cuenta con el camarín del Patrón, que es de planta cuadrada, alza cuatro arcosolios que forman las pechinas sobre las que se levanta la bóveda, cubriéndose todas las superficies (tímpanos, trasdós e intradós de arcos e intradós de la bóveda) con pinturas al fresco donde el elemento protagonista es el tallo sinuoso y ondulante un tanto rococó, bien sea enmascarando fondos con las figuras de los Evangelistas en las pechinas, o ángeles músicos en la bóveda; esta joya pictórica se debe a Espantaleón.

Además del camarín destacan seis magníficos retablos en los que se ubican diferentes santos.